Los sérums con ácido hialurónico que recomiendan los farmacéuticos

El ácido hialurónico es uno de los principios activos más eficaces según muchísimos estudios. Uno de los factores que lo hace un ingrediente común tanto en sérums como en cremas, es que no resulta irritante y se puede combinar fácilmente con otros productos más intensos. Para que te hagas una idea, tras la aplicación del ácido hialurónico en forma de sérum o crema solo notarás más hidratación y flexibilidad en tu piel, sus principales finalidades. Por tanto, olvídate de esos picores o irritaciones que algunos productos te causan (aunque no tengas la piel sensible).

El ácido hialurónico es una buena opción para todo tipo de pieles y rutinas, tanto mañana como de noche. Por eso, hemos hecho para ti esta selección de los sérums y cremas de farmacia con ácido hialurónico que más recomiendan los expertos y con mejores opiniones. Más abajo encontrarás información más detallada sobre el ácido hialurónico.

Los 5 mejores sérums con ácido hialurónico

La Roche-Posay Hydraphase Intense Serum

  • Formato: gel, airless, 30 ml
  • Aplicación: cada día, mañana y noche
  • Otros ingredientes: agua termal La Roche-Posay (calmante y antoxidante)

> VER EN PROMOFARMA <

Esthederm Intensivo Serum Hialurónico

  • Formato: sérum, airless, 30 ml
  • Aplicación: cada día, mañana y noche
  • Ideal para: pieles deshidratadas (rellena arruguitas e hidrata parte externa de la piel)

> VER EN PROMOFARMA <

Vichy Minéral 89 

  • Formato: gel, airless, 50 ml (también disponible en 30 ml)
  • Aplicación: cada día, mañana y noche
  • Ideal para: mujeres y hombres que vivan en entorno urbano 
  • Otros ingredientes: agua termal mineralizante de Vichy

> VER EN PROMOFARMA <

Sesderma Reti Age sérum

  • Formato: sérum antiage, gotero, 30 ml
  • Aplicación: según tolerancia, siempre con protección solar
  • ¡ATENCIÓN! Se trata de un sérum antiaging con retinol, uno de los activos antiedad más potentes del mercado. Puede causar irritación los primeros días. Si quieres saber más sobre retinol puedes leer este artículo. 
  • Ideal para: pieles a partir de 30-35 años que busquen hidratación y difuminar las arruguitas
  • Otros ingredientes: vitamina E, péptidos, vitamina C, coenzima Q10, retinol

>> VER EN PROMOFARMA <<

La Roche-Posay Hyalu B5 Sérum Antiarrugas

  • Formato: aquagel, gotero, 30 ml
  • Aplicación: cada día, mañana y noche
  • Ideal para: pieles deshidratadas que necesitan un aspecto más fresco y rellenar pequeñas arrugas
  • Otros ingredientes: agua termal de La Roche-Posay y centella asiática

> VER EN PROMOFARMA <<

Las 5 mejores cremas con ácido hialurónico

Caudalie Resveratrol crema cachemir redensificante

  • Formato: crema ligera, tarro, 50 ml
  • Aplicación: mañana
  • Otros ingredientes: resveratrol, camomila, tomillo, salvia, menta
  • Ideal para: pieles maduras y amantes de la cosmética natural (el 92% de los ingredientes son de origen natural)

> VER EN PROMOFARMA <<

Filorga Hydra-Filler Hydratacion

  • Formato: gel-bálsamo, tarro, 50 ml
  • Aplicación: cada día, mañana y noche
  • Otros ingredientes: potenciadores de la síntesis de colágeno

> VER EN PROMOFARMA <<

Avène Physiolift

  • Formato: airless, 30 ml
  • Aplicación: mañana
  • Otros ingredientes: potenciadores del colágeno y pre-tocoferil (antioxidante)

> VER EN PROMOFARMA <<

Sesderma Hidraderm Hyal

  • Formato: gel, airless, 50 ml
  • Aplicación: cada día, mañana y noche
  • Ideal para: todo tipo de pieles y edades

> VER EN PROMOFARMA <<

Eucerin Hyaluron Filler Volume-lift Noche

  • Formato: tarro, 50 ml
  • Aplicación: cada día, noche
  • Ideal para: pieles maduras con poca firmeza (tiene efecto lifting)
  • Otros ingredientes: oligopéptidos, que estimulan la síntesis de colágeno

> VER EN PROMOFARMA <<

 

Ácido hialurónico: qué es y para qué se utiliza

Te podrá parecer un poco raro, pero el ácido hialurónico ya se encuentra en nuestro cuerpo de forma natural y no solo en nuestra piel. Así, nuestras articulaciones, tejidos y cartílagos cuentan con ácido hialurónico para evitar las fricciones gracias a la capacidad asombrosa del ácido hialurónico para retener el agua de nuestro cuerpo. El ácido hialurónico, igual que el colágeno, se encuentran en mayor volumen durante la juventud y, a partir de los 25 años, su producción empieza a disminuir.

Sin embargo, esta baja producción no es significativa hasta los 50 años (de apariencia), donde el ácido hialurónico en nuestra piel es la mitad que el de las veinteañeras. Con productos cosméticos, se puede recuperar ese ácido hialurónico natural, aunque siempre es un buen consejo empezarlo a utilizar en la década de los 20 para que su producción no llegue a ser tan baja. Recuerda que cuando la piel está poco hidratada y flexible, es más común que aparezcan arrugas (la piel se agrieta) y se hagan más visibles las que ya existen.

Por otro lado, es posible que relaciones el ácido hialurónico con los tratamientos estéticos, ya que es uno de los materiales más utilizados. En retoques estéticos sin cirugía, el ácido hialurónico y otros materiales se utilizan para rellenar arrugas (entrecejo, código de barras) o retocar la forma de la nariz, los labios o el mentón mediante inyecciones.

Beneficios del ácido hialurónico en cosmética

En primer lugar, se trata de un ingrediente muy suave pero muy efectivo. Esto es ideal por dos motivos: pueden utilizarlo todo tipo de pieles (de todas las edades, pieles sensibles) y permite que el ácido hialurónico esté presente en muchos sérums y cremas muy bien formulados. Como no crea irritación y difícilmente entra «en conflicto» con otras moléculas o ingredientes, podrás conseguir productos muy completos que cuenten con dos o tres principios activos (encontrarás más información en el siguiente apartado).

El ácido hialurónico tiene como característica principal la hidratación. Esto lo hace muy conveniente en distintos escenarios, por ejemplo:

  • Pieles secas o muy secas que necesitan un extra de hidratación. Puedes usar un sérum con ácido hialurónico, una crema con ácido hialurónico, ambos o un sérum que además tenga otros componentes hidratantes, como el Hyalu B5 de La Roche Posay.
  • Pieles grasas deshidratadas. MUY IMPORTANTE. Cuando una piel tira, no significa que sea una piel seca, significa que está deshidratada (le falta agua). Si, por ejemplo, al salir de la ducha notamos la piel muy seca, probablemente el problema sea que con el agua de la ducha hemos retirado el agua de nuestra piel que le da flexibilidad. El error más común es pensar que tenemos una piel grasa y, por lo tanto, empecemos a aplicar todo tipo de aceites y productos grasos. No, lo que necesitamos es un producto que nos de hidratación, como el ácido hialurónico, y no nutrición. No es lo mismo una piel deshidratada (falta agua) que desnutrida (faltan aceites).
  • Piel resecada por tratamientos. Si te has recientemente hecho un tratamiento en la piel de carácter más agresivo, como el retinol, tratamientos antiacné o tratamientos de belleza en clínicas profesionales, siempre puedes darle un plus de hidratación a tu piel con el ácido hialurónico. En este caso, déjate guiar por las pautas de tu dermatólogo o profesional estético.

Una función algo desconocida del ácido hialurónico es la del antiaging. Es decir, es un ingrediente cosmético tan completo que no solo sirve para prevenir sino también para curar. Más allá de devolver a la piel la flexibilidad e hidratación originales (se ve mucho más jugosita y rellena), promueve la creación del colágeno, que es clave para la firmeza de la piel, y rellena las pequeñas arruguitas que podamos tener.

Combinaciones ganadoras con ácido hialurónico

Como te hemos contado, el ácido hialurónico suele venir combinado con otros ingredientes que potencian su eficacia. De hecho, es fácil encontrar sérums de ácido hialurónico puro, que pueden costar entre 10 y 20 euros, pero nuestra recomendación es que compres productos más completos. Por ejemplo, una buena combinación es el ácido hialurónico con las ceramidas, tan populares gracias a la marca Elizabeth Arden.

De forma resumida, las ceramidas son el enlace entre las células de tu piel, que al separarse la resecan y deterioran la función barrera de la piel. Si mantenemos esa unión gracias a las ceramidas, la piel se verá más hidratada, más flexible y más luminosa. Como ejemplo, te recomendamos este pack de mascarillas individuales para tu tratamiento semanal.

Otro ingrediente muy interesante es el pantenol, una pro-vitamina que al aplicarse en la piel se convierte en la vitamina B5, muy hidratante también. Además del sérum de la Roche Posay del que te hemos hablado en el artículo, otra buena opción es el sérum de Skinceuticals Hydrating B5, un gran potenciador de la hidratación de tu piel. Si quieres más información sobre los mejores productos de Skinceuticals, no dudes en leer nuestro artículo sobre los mejores sérums de Skinceuticals.

¡No creas que sólo encontrarás ácido hialurónico en cremas y sérums! Uno de nuestros favoritos es Foto Ultra ISDIN Age Repair Fusion Water SPF 50, un protector solar facial que además es reparador, hidratante y antioxidante gracias a ingredientes como el ácido hialurónico, los péptidos o la coenzima Q10. Es, sin duda, uno de los solares más vendidos año tras año y en su última edición han añadido ¡el doble de ácido hialurónico!

Por último, ten en cuenta que el ácido hialurónico no es un gran ingrediente únicamente para el día a día sino que también es muy recomendable utilizarlo en tus tratamientos semanales, por ejemplo las mascarillas de hidratación. Un ejemplo es la mascarilla ultrahidratante de Gema Herrerías (una de mis favoritas), con ácido hialurónico en distintos pesos moleculares -que mejora su absorción-, manteca de karité o algas marinas. Si eres de las que prefiere las mascarillas de un solo uso, en Amazon encontrarás un montón de ácido hialurónico, como la colección Hydro Boost de Neutrogena.

Otros consejos para cuidar tu piel: el descanso (5 tips)

¿Te has preguntado alguna vez por qué las famosas suelen tener un gran cutis? Dejando al lado los retoques fotográficos, es cierto que pueden tener acceso a productos de belleza mucho más caros pero también tienen un mayor descanso (a menor estrés físico menor estrés oxidativo en las células). Eso sí, también disponen de asesores de belleza dispuestos a traerles la últimas innovaciones, corregir sus vicios y apostar por rutinas de belleza saludables que enfaticen sus puntos fuertes. Bien, aquí no podemos darte un consejo individualizado pero sí recordarte una máxima que funciona para todo el mundo: duerme tus 8 horas.

La belleza, en general, se fomenta principalmente en tres pilares: una nutrición (e hidratación) correcta, el descanso y una vida activa (ejercicio físico). En el caso de la piel, también se podría reducir todo a tres simples pasos: una limpieza diaria en profundidad, hidratación y protección solar los 365 días del año. Suena muy sencillo y sinceramente lo es. Eso sí, no debemos olvidar otros aspectos más generales que forman parte del estilo de vida saludable, como la alimentación y el descanso, y que también van a afectar a la apariencia y calidad de nuestra piel.

Por lo que vemos en los perfiles de Instagram y las conversaciones entre amigas, el mundo foodie y gourmet está mucho más de moda que el descanso en sí mismo. Quizá estamos cometiendo un grave error. Por mucho que tengas una alimentación sanísima a base de frutas, verduras, legumbres y alimentos ricos en grasas saludables, el descanso sigue siendo ineludible.

Es decir, no por comer muy sano puedes permitir descansar menos, ya que son pilares totalmente independientes. Si duermes de forma irregular, poco profunda o te despiertas por la noche, no va a haber vitamina K que arregle esas ojeras o antioxidante que le dé luminosidad y brillo a tu piel. Si estás cansada, no solo estarás apagada a nivel estético, sino que también rendirás menos en lo profesional y seguramente estés más inestable en lo emocional.

Claro está que, a veces, no dormimos poco por gusto. Tener niños pequeños, un pico de estrés, problemas que nos quitan el sueño… Hay muchos motivos detrás del insomnio pero también es cierto que existen malos hábitos que se pueden reeducar para ayudarte a tener una mejor higiene del sueño y, a la larga, un mejor descanso y calidad de vida. ¡Vamos a ver 5 tips para dormir mejor!

  • Ayúdate a ti misma. Si eres consciente de que te cuesta quedarte dormida, lo primero que debes hacer es quitarte algunos hábitos que te pueden estar perjudicando. Por ejemplo, no bebas cafeína ni teína pasadas las 15:00, ya que es posible que todavía esté activa cuando se acerque la hora de dormir. Deberías evitar también las siestas, sobre todo pasadas las cinco de la tarde, ya que tu cerebro tendrá la sensación de haber dormido hace poco y no te pedirá volverte a meter en la cama.
  • Fomenta la regularidad. intenta ir a dormir y desperarte cada día sobre la misma hora (con un margen de una hora arriba – abajo, sobre todo a la hora de acostarse). Por ejemplo, si entre semana te acuestas a las 23:00, intenta ir a dormir los fines de semana antes de la media noche. Con los días, tu cerebro se acostumbrará a dormir siempre a la misma hora, por lo que cuando se acerque la hora de dormir ya estará más predispuesto.
  • Evita las pantallas 60 minutos antes de dormir. Las pantallas de los dispositivos electrónicos, a excepción de algunos libros electrónicos, emiten una luz azul que inhibe la creación en nuestro cerebro de melatonina, la hormona del sueño. Es decir, mientras estemos delante de una pantalla, nuestro cuerpo no nos pedirá ir a dormir. Por otro lado, el contenido que vemos antes de dormir también excita a nuestro cerebro (series, música, películas), por lo que nos costará más entrar en la fase de relajación necesaria antes de caer dormidos.
  • Cena pronto. Si tu horario y tu trabajo te lo permiten, ir a dormir con la digestión hecha te hará sentir más ligera y con más predisposición para dormir. Además, podrás ir al lavabo tantas veces como necesites antes de meterte en la cama y no necesitarás levantarte por la noche e interrumpir la fase más profunda del sueño, la que constituye el sueño reparador.
  • Establece rutinas relajantes. Durante los 60 minutos entre que guardas las pantallas y te acuestas puedes establecer rituales que te ayuden a relajarte y conectar contigo misma (o con tu pareja). Preparar el desayuno del día siguiente, dejar escogida la ropa y el bolso, hacer tu rutina de belleza de noche, una buena charla, leer tu libro favorito, tomar una infusión, meditar, hacer estiramientos… Hay muchas opciones para escoger y darle a tu cerebro la información de que se acerca la hora de dormir y debe ir relajándose.

 

 

 

Deja un comentario